Dar a luz el regreso

21:02 5 Comments A+ a-

Despues de pasar 9 meses recorriendo 10 paises con costumbres tan pero tan diferentes en las que uno se desarrollo, la readaptacion no es tan sencilla.
Quise tomarme mi tiempo para escribir sobre esto. De hecho los ultimos meses fueron tan shockeantes emocionalmente que no he podido sentarme a hacerlo.

Hay distintas formas de viajar. Estan quienes tienen interes de completar un checklist de lugares miticos para sacarse una foto y subirla a las redes sociales donde luego encuentran satisfaccion con la cantidad de likes y comentarios, o contar sellitos en el pasaporte para luego competir como si fuese un album de figuritas.

Tambien estan quienes se vieron una pelicula al estilo "Into the wild" o "comer, rezar y amar" entonces le pinta la hiponeada del "redescubrimiento". Estos estan muy cercanos del que dice "tenia una vida de oficina y deje todo para viajar a dedo y vivir del garron". Aunque los mas frecuentes que se suelen encontrar por esos lados son los chicos de familias clase media acomodada que deciden ir a hacer todas las cosas que no pueden hacer en su lugar de origen y viven sus dias desvirtuando la realidad en la que viven en lugar de aprovechar y conocer.
Pero bueno, son distintas formas. A cada cual con lo suyo.

Desde aquella visita a China por motivos familiares, hace 17 años atras, se me desperto esa semilla de curiosear esas formas de vida tan diferentes a la nuestra. Es por eso que cuando el momento fue el indicado, emprendi un viaje hacia un lugar en el mapa, tan opuesto geograficamente a donde creci.

No fui con una Lonely Planet, una guia o listita de lugares que visitar. Simplemente agarre un mapa y vi cual era el pais mas cercano y sacaba un pasaje.
Mi plan originario era llegar a esas playas paradisiacas tailandesas donde se hizo la peli de Di Caprio y poder hacer yoga en Bali. Finalmente, no visite las playas ni pase por Indonesia. No hice nada de lo que tanto proyectaba. Hice cosas que no esperaba, lo cual son las que mas me han quedado grabadas ya que no puse expectativas en nada.

En el camino me fui topando con mi propia ignorancia y no podria permitir darle protagonismo. Me dedique a caminar, a andar, a preguntar, a charlar, a intercambiar, a experimentar.

Estando en Vancouver me di cuenta que antes de China venia Japon. Derribe el mito de "Japon es inexplicablemente caro" y en vez de quedarme 3 dias como planeaba, me quede 10. Despues descubri que estaba Corea.. y soy una gran fan de un resto en Once de comida coreana...asique me tome un low cost y viaje.
Despues China... pensaba "Beijing, Shanghai y Hong Kong" hasta que me di cuenta que Hong Kong en realidad no era China (o algo asi). En Beijing me contaron de un pueblito ancestral que se encuentra rodeado por una muralla y era famoso por una muestra de fotografia que una vez se hizo.  Tambien, la china, me dijo que quedaba a 4hs de tren (que en realidad, debido a la barrera idiomatica, fueron 14hs). Entonces fui a ese pueblito, Pingyao, en medio de la nada y me puse a andar en bici.
Alli me encontre con un actor argentino que me conto sobre otro lugar en China. A la mañana siguiente me tome el tren y fuimos hasta Xian, a ver los soldados de terracota.
De ahi me habian contado que habia una reserva de pandas... y como es el animal nacional, me fui a ver a los pandas en Chengdu. Para aquel momento se acercaba la fecha en la que un argentino casi japones que conoci caminando en la calle mas transitada del mundo, iria de vacaciones hasta Shanghai. Entonces me fui a Shanghai. Ahi pense "al carajo el viaje cultural, estos son los mejores boliches que pise en mi vida y todo es gratis" entonces no hice mas que dedicarme a conocer la vida nocturna. Nada de templos, pagodas, historias milenarias o regateos en un mercado.
En Shanghai encontre dos brasileros que iban a Hong Kong y cruzamos la frontera a pie juntos. Me contaron que iban a ir a Filipinas (pais que habia decidido omitir ya que todo el mundo me hablaba de su inseguridad) y decidi unirme a ellos, antes pasando por Macau que es China pero no es China, como Hong Kong.

Fuimos a Filipinas. A los 5 dias ellos partian hacia Indonesia y habiamos hecho tanta buena onda que pintaba quedarnos juntos, especialmente porque se acercaban las fiestas y nos habiamos convertido en una familia (los adopte de hijos porque los cuidaba y porque brasileros).
Desde El Nido fuimos a Boracay... y no se por que senti que no era hora de dejar ese pais. No tenia idea lo maravilloso que era y las cosas fantasticas que encontre. Decidi volver a El Nido ya que sentia que tenia que estar alli. Fue la primer y unica vez que volvi a un lugar donde ya habia estado.
En el camino me junte con Jordi, un catalan con quien nos fuimos a pasar la noche con una tribu y visitamos una carcel granja que parecia un barrio privado con huerta propia.
Llegamos a El Nido y a los pocos dias conoci a una especie de hermana australiana, Chloe...en la misma noche conoci al clon de mi papa, Karim.
Pasamos tiempo los cuatro juntos. Jordi se fue, Chloe iba a Boracay y Karim estaba perdido en la nube. Como ya no compartia habitacion con Jordi, Karim me invito a la suya... y desde ese dia hasta su partida, 3 meses despues, no nos depsegamos (excepto por unas peleitas con ciudad de por medio).

A Karim lo saque de ese estado "me vengo para aca a escapar del frio canadiense" y nos fuimos a recorrer juntos. Fuimos al norte de Luzon y quedamos en encontrarnos con Chloe en Vietnam. Alli apenas nos vimos, conocimos otra gente, fuimos mas o menos armando una ruta y recorrimos todo de sur a norte.
Empezamos por el delta, pasamos por Ho Chi Min, de alli visitamos los jardines en Da Lat para tomar el cafe mas caro del mundo (que me parecio un mierda y de hecho, esta hecho de mierda). Desde ahi nos fuimos a Hoi An a reencontrarme con mios filhos brasileiros para hacer fiaca por una semana y visitar los spa. La onda mochilera la tiramos al tacho cuando vimos que por usd15 podiamos pasar el dia en un Resort con aguas termales. Partimos hacia la cueva recientemente descubierta y la mas grande del mundo, Phong Nha para luego correr hacia Ha Noi y Halong Bay.
Se nos acababa la visa y lo mas proximo para salir del pais era Laos.

En el bus de 28 horas hacia Vientien nos hicimos un grupo de amigos que recordare para siempre: un tano de Cerdeña, una mexicana gringa, un chino, un ingles, un canadiense y una argentina.
Viajamos juntos hacia Louang Prabang, un pueblito patrimonio de la UNESCO (aun no se por que).. alli una noche de pelea con Karim decidi seguir mi camino sin plan ni ruta y me fui hacia Vang Vieng, el pueblito de drogas, tubing y turistas borrachos las 24hs. Vino Karim, nos reconciliamos y tuve las experiencias mas inolvidables de mi vida. Experimente todo lo que tenia a mi alcance, termine de fiesta con una pareja de abuelitos candienses-franceses que a todos nos inspiro llegar a ser como ellos.
Fue dificil convenvcer a Karim de subirse a otro bondi por 24hs e ir hacia las "cuatro mil islas", Don Det, al sur, un delta con clima humedo nefasto. Pero fuimos y quedamos estancados en las hamacas paraguayas del deck de las cabañas que alquilamos sobre el rio.

En Laos conocimos a otra canadiense estancada que se nos prendio para ir hasta Camboya a ver el lugar donde se hizo Tomb Rider (supe de su existencia gracias al actor argentino que conoci en China). Pasamos otra frontera, pagamos otras coimas y negociamos con otros transportes. Conocimos a otra viajera solitaria, italiana exiliada en Alemania, y recorrimos todo los cuatro juntos.

Los problemas con Karim surgieron nuevamente y me fui a Sihanoukville para poder llegar nuevamente a playas paradisiacas de aguas calientes. Alli enferme y tuve que irme de urgencia a la capital de Camboya, Phenom Phen. Era el unico lugar de todo mi viaje al que le tuve panico ya que una argentina a quien conoci en Tokio me relato como la secuestraron, la libero una amiga y se tuvo que esconder de la mafia para que no la lleven como trafico de organos o prostituta.
Sola, con miedo y ataques de panico decidi que ya no podia seguir mas. Volvio Karim y me acompaño durante los 7 dias que no pude ingerir un bocado y todo lo que consumia salia de mi cuerpo instantaneamente. No me intoxique, no me drogaron, no me pico un bicho.... El unico problema era mi propia cabeza.
Decidi afrontar la realidad, ir a ver el lugar mas triste y deprimente que vi en mi vida, los Killing Fields (campos de la muerte) donde entre otras cosas, agarraban a los bebes de los pies y les estallaban el craneo contra el tronco de un arbol, con una piedra.
Pero eso era el pasado...la realidad ahora era otra: pedofilia y prostitucion. Huerfanos a mansalva.
Las visitas a los orfanatos parecian visitas a zoologicos, por lo que decidi optar por las putas y saciar la curiosidad de Karim. Fuimos a los puterios, jugue juegos de mesas con las chicas e hice que hagan sus mangos de la noche sin tener que abrirse de gambas.
Eran chicas comunes y corrientes, contentas de ver una mujer en esos lugares frecuentados por norteamericanos obesos con camisas floreadas. Pegue tanta onda que me subieron a la barra y bailamos, nos abrazamos y nos entendimos con las miradas.

Camboya cumplo su ciclo y llegaba la fecha de partida de Karim desde Bangkok, por lo que nuevamente nos subimos a otro bondi eterno y cambiamos de pais. Con la falta de tiempo nos aceramos a una oficinita de turismo y contratamos uno de los tours que ofrecian hacia un templo con tigres.
Alli vimos la inmundicia humana.. no importa la religion, si hay lucro de por medio y turistas embobados con las selfies, te dopan a 200 tigres para hacerte un show.
Karim se fue y me senti sin energias. El era mis dramas pero tambien era mi baston.

Le pregunte a mi hermano, que vive en Miami, cuando finalmente se casaria ya que posponia su boda hacia un año. Me conto que se casaba en 2 semanas y esa fue mi señal para volver.
Saque pasaje y me quede encerrada en el hotel, esperando. Conoci a un argentino con quien pasamos una tarde y me volvio a dar esas ganas de seguir conociendo personas... el volaba al dia siguiente al norte de Tailandia, Chiang Mai (de donde habia escuchado muy lindas historias). Cuando me desperte y me canse de ver esa explotacion turistica en la Khao San Road, hice late check out y me fui al aeropuerto a sacar pasaje para el proximo vuelo a Chiang Mai. Llegue tarde, me busque un lugar donde quedarme y a la mañana siguiente, resignada a no poder ir a ver elefantes porque no reserve con tiempo, me encontraron un lugarcito de ultimo momento en una reserva donde los protegen de los asesinos furtivos. Alli fui.
Mire mal la fecha del pasaje hacia EEUU, por lo que luego de estar con los elefantes, al dia siguiente volvi a correr al aeropuerto para volar a Bangkok y volar esa noche por mas de 30hs y 3 aeropuertos para llegar al casamiento.
Alli  senti pena por dejar Asia, ese continente que me desperto TODAS mis emociones en sus puntos mas extremos.
La buena noticia era que iba a pasar por Abu Dabi y rezaba por una cancelacion o demora en el vuelo para poder conocer los Emiratos Arabes, Pero no.
Llegue un domingo soleado (pero de temperaturas bajo cero) a New York ya que el ticket mas barato incluia una escala de 9hs en esa ciudad. Esa escala era perfecta para el broche de cierre de mi aventura. En NYC tengo a dos grandes amigos que se convirtienron en mi papa y mi mama, quienes me alojan y reciben con gusto y gratitud cada vez que visito una ciudad que me ha enamorado. Nos fuimos de brunch a contar historias y anecdotas, repartir regalos y darnos muchos abrazos.
Esa noche vole a Miami y de regalo de bodas para mi hermano (a quien es tan dificil hacerle un regalo) lo ayude con su empresa y un emprendimiento: le saque estres de encima y tuvo alguien de real confianza para asuntos importantes.

Cambie mi pasaje... 2 semanas no era suficiente tiempo con todo lo que habia para hacer. Necesitaba unos dias mas. El 22 de abril era una fecha que habia disponibilidad... Sin darme cuenta, ese dia se cumplirian 9 meses desde que sali de Argentina.

Y si, 9 meses suena a parir. No se que pari, realmente.
De lo que estoy segura es que ya no soy la misma persona. Ya no necesito tantas cosas para vivir ni me haria tanta historia por pavadas. Tampoco me sorprendo con facilidad, la gente que no tiene historias asombrosas me parece aburrida y no encuentro mi lugar en la ciudad.

El dia que sali a caminar por las mismas calles que solia ir senti como si nunca me hubiera ido. Lo unico que cambio fueron los precios. Y mi paranoia. No me siento segura, no me siento tranquila.

Las cosas las tomare con calma. Ya saque turnos de medicos en especialidades varias para chequeos generales, estoy reacomodandome en mi antiguo departamento y retomando los lazos que se habian nublado con la distancia.
Me encontre con lo mejor de mis amigas, con mucho afecto desde algunas personas y algo de indiferencia hacia otras.

Hice una limpieza: separe cajas y valijas enteras de ropa y cosas que ya no necesito. Encontraran su lugar en alguien a quien le haga falta.

Me aliviane. Y pari una version diferente de mi misma.

https://www.facebook.com/recorriendoprados/


5 comentarios

Write comentarios
Alex Ferrero
AUTHOR
3 de mayo de 2015, 10:14 delete

The end o To be continued? :)

Reply
avatar
3 de mayo de 2015, 11:05 delete

Excelente relato, tan autentico que parece una confesión. Gracias de verdad por compartir tu viaje y tus experiencias.

Reply
avatar
Victoria Yeb
AUTHOR
18 de mayo de 2015, 13:51 delete

Gracias a vos por leer y por tu devolucion.
Si bien no hago esto para recibir elogios, estas cosas animan a seguir escribiendo.
Gracias

Reply
avatar
Victoria Yeb
AUTHOR
18 de mayo de 2015, 13:59 delete

Esperemos que sea un to be continued!

Reply
avatar
Guillermo
AUTHOR
13 de septiembre de 2015, 14:06 delete

Muy bueno, honestidad pura. Lo deja a uno pensando......

Reply
avatar

Gracias!!!