China, planeta tierra clase B - parte 1 de 2

3:57 1 Comments A+ a-

Mi primer viaje a China fue cuando tenia algo asi como 10 anos. Por motivos familiares tuvimos que ir y aprovechamos a recorrer un poquito. Por mas que haya sido hace mucho, los recuerdos de cuestiones culturales tan fuertes habian quedado arraigados en mi memoria.

 Si bien este viaje lo inicie pensando en ir a las playas paradisiacas del sur de Asia, China era una parada obligada. Es muy dificil hablar sobre China en general puesto que cada region es muy distinta entre si.
 Pude atravesar varias provincias y pasar tiempo con la gente de cada lugar, tanto en las grandes ciudades como en los pueblos pequenos.

 Mi recorrido fue: Beijing (Pekin), Pingyao, Xi'an, Chengdu, Shanghai y Shenzhen. Y de la parte de lo que yo llamo "China no China", pase por Hong Kong y Macau.

 Beijing es una ciudad muy tradicional. Muy. Alli se puede respirar la escencia del "comunismo" (Comillas) moderno. Llegue de noche y tuve que caminar un largo tramo desde la parada del bus atravesando la plaza de Tiananmen.
No tenia idea de como llegar asique me dispuse a la aventura de caminar con intuicion y sin mapa. Ni bien me acerque a la plaza vi que dos militares empezaban a caminar juntos, al mismor ritmo. Igualitos. No se, nunca me quede asombrada mirando como dos personas caminan. No marchan como los granaderos en una fecha patria, solo caminan.
 Alli hay muchas cosas turisticas para hacer pero luego de andar por la ciudad prohibida, despues de mi 2do dia, decidi ir por mi cuenta sin tanto itinerario ni perolata.
 Me alquile una bici y sali a andar por los Hutongs, unos pequenos callejones del tamano de ancho de un auto y  medio (o menos).  Fue fantastico. Mas o menos me fije para donde tenia que ir y apunte para ese lado. Anduve unos 20km ese dia y quede enamorada. Descubri un pequno rio que se podia cruzara traves de muchos puentecitos tipicos chinos; los de cemento grandes y encorvados o los de madera zigzagueando pintados de rojo. El dia estaba despejado y soleado. Con suficiente sol para disfrutar del clima y no tanto como para morir incinerado. Pasar por las puertas de los colegios, ver como viven, seguir la rutina.

 No existe paraiso en la tierra (Aunque estando en filipinas piensonloc ontrario, pero hastaa hi). Siempre hay algo que es un dolor de huevos; tener que usar cruces subterreanos para atravesar las avenidas o tener que pasar tus bolsas por un escaner (Como si fuera un control aeroportuario) cada vez que entras al subte, un museo o alguna plaza importante.

 El proximo destino fue Pingyao, un pueblito ancestral rodeado de murallas milenarias. Me toco ir un fin de semana largo por lo que estaba colmadisimo de chinos. Me prestaron una bici en el hotel (Ya que no existen medios de transporte mas que tuk-tuks) y sali a andar. Decidi entrar a comer algo en un bar que parecia tener algo de comida occidental. Ni bien me siento escucho espanol. Me di vuelta y era un matrimonio argentino, el, un actor algo conocido (Pero no recuerdo su nombre). Charlamos dequivocadourante un laaaargo rato y nos volvimos a encontrar la manana siguiente para ir juntos hacia Xi'an.

 En Xi'an la unica atraccion son los soldados de terracota... Y que tampoco son la graaan cosa. No diria que no lo recomiendo pero es algo asi como viajar muchas horas para ver un par de galpones con unas estatuas de barro...

 Lo unico para resaltar de alli fueron dos cosas: haberme perdido buscando el hostel y Xiancito. El google maps me indico cualquier cosa y el tuk tuk estaba feliz porque le ofreci pagar 10 yuanes por un viaje corto y equivocado. Le pedi indicaciones a un policia (Siempre con la direccion en chino) pero como obviamentr no sabia responderme, paro a una chica que salia de un edificio gubernamental. Esa chica paroa  otros dos y lo unico que hacian era rodearme, hablar en chino y mirar sus telefonos. Ella llamo a alguien que hablaba ingles y me encajo el telefono en la oreja.. Yo tampoco tenia idea de con quien hablaba o que sucedia.
 Al cabo de un buen rato y unos cuantos chinos a mi alrededor, vino un senor de traje que hablaba ingles perfecto y me ofrecio llamar a alguien para que me lleve hasta alli. Encantadisima acepte y me quede esperando un taxi que nunca llego, sino que aparecio un Mercedez negro con los vidrios polarizados y dos chinos que me vinieron a buscar, agarraron la mochila y me subieron en el asiento del acompanante. Y si, un poco de cagaso me dio.. Pero por otro lado sentia que no iba a pasar nada. Lo que mas me preocupaba era que un taxi de ese tipo me iba a costar carisimo.
Llegamos al lugar, el que iba sentado detras se bajo y le dio mi mochila a la recepcionista del hotel que nos estaba esperando (Previo llamado de los chinos). Les quise dar dinero y no me lo aceptaron.

(continuara)

Para ver mas fotos, anecdotas y el dia a dia www.facebook.com/recorriendoprados

1 comentarios:

Write comentarios
Victoria Yeb
AUTHOR
19 de diciembre de 2014, 4:28 delete

perdon por la falta de separacion entre parrafos pero la tecnologia no me esta jugando a favor,..
ya vendra la parte 2 con lae xplicacion de por que considero a China un planeta aparte

Reply
avatar

Gracias!!!